4/20 En clave de transformación ¿Utopía o Quimera?

Sin lugar a duda el cuarto mes del calendario no es como cualquiera: en él conmemoramos, por un lado, los deplorables hechos que estremecieron al país el 9 de abril de 1948 y el nacimiento del movimiento subversivo que avivo la lucha por la exclusión de los espacios de poder a partir del fraude electoral del 19 de abril de 1970. Por otro lado, festejamos que en un momento sin precisar pero cercano a esta fecha en la escuela secundaria de San Rafael (California, EEUU) “The Waldos” establecerían un símbolo que representa a la comunidad cannábica desde hace ya cuatro décadas. Para esta cultura las 4:20 es una hora con identidad, construida desde los primeros porros clandestinos en la estatua de Louis Pasteur, que lograra romper fronteras políticas, sociales y culturales para impulsar el 20 de abril, de manera no oficial, como el día internacional de la Marihuana.

Tomado de Bill’s petition to make 4/20 a national holiday

 Para el 2015 hay razones de sobra para conmemorar dicha fecha: el avance de una ola de legalización que recorre el continente americano con casos sobresalientes como el de Uruguay y Jamaica, la aprobación del uso recreativo en Washington D.C. y los Estados de Colorado, Washington y Alaska, a lo que se suman los 23 Estados que han despenalizado o regulado la marihuana medicinal, todos estos teniendo como eje fundamental la intervención ciudadana. En nuestro país la decisión de la Corte Constitucional, contraria a las intenciones del gobierno de Juan Manuel Santos y su Estatuto de Seguridad Ciudadana, en torno a la legalidad del porte con fines recreativos de la dosis mínima calculada en 22 gramos.  Lo anterior es una muestra clara de que a nivel global, y luego de casi un siglo de políticas coercitivas y paupérrimos resultados, asistimos a un punto de inflexión en la historia de esta planta y su relación con la estatalidad y el conjunto de la sociedad. Lo que se ve confirmado por la creciente inclusión por parte de los mass media (televisión, cine, prensa y radio) de muestras culturales asociadas del consumo de la planta y la creciente generación de estudios científicos que resaltan los efectos positivos de la planta sobre la salud humana.
Entre estos algunos elementos del Hip Hop como el Rap y su casi que inalterable relación con el consumo recreacional de cannabis. Relación que encuentra sus cimientos a finales de los años ochenta, en la reivindicación de la planta en trabajos como el álbum debut de Dr. Dre “The Chronic” (1992) en alegoría a la más fuerte marihuana de la costa Oeste y en el cual participaría, otro de los símbolos de la cultura 4/20, Snoop Dogg. Para quien el consumo se convierte en forma de vida, grandes exponentes son los latinos de Cypress Hill quienes desarrollaron un estilo propio alrededor del consumo y su carácter transgresor de la ley.


   Portada de The Chronic de Dr Dre y del álbum debut homónimo de la banda Cypress Hill


Esta tendencia en las mecas del Rap fue apropiada y contextualizada por la naciente generación de MCs criollos, con muestras excepcionales como “Noicanicula” el sexto corte del “Ataque del Metano” (1995) de la Etnnia, y “Mama marihuana” (1997) de los también bogotanos Gotas de Rap. Canciones que por su sonido se han convertido en himnos locales de la cultura cannabica, pero que también, dejan ver en sus letras las diferencias socioeconómicas, culturales y étnicas con respecto al Rap Norteamericano. La presente generación de cantantes en ambas partes del continente continúa apropiando el consumo recreativo a su lifestyle. Wiz Khalifa, The Game, Kid Ink y Ty Dolla $ing inundan las redes sociales con su “culto” a la Weed. Pero ahora en un contexto con mayores espacios en la televisión y el cine, fenómeno impulsado desde la gran industria hollywoodense que deja ver un cambio en el discurso, moderando la asociación de la marihuana con la marginalidad y el crimen.

Tal vez la mayor muestra de esta variación discursiva la da el propio presidente norteamericano Barak Obama en declaraciones para la revistas New Yorker “Como ha quedado bien documentado, fumé marihuana de joven y yo lo veo como un mal hábito y un vicio no muy diferente a los cigarrillos que he fumado durante mi juventud y en gran parte de mi vida adulta. No creo que sea más peligroso que el alcohol". Con este panorama ¿Presenciamos el advenimiento de la utopía cannabica? En cuanto a la realidad nacional amargamente estamos aún en el espectro de la quimera. El recordatorio de que el respeto de los derechos civiles, políticos, económicos y culturales de los consumidores de Cannabis es un fantasía que se cree posible, pero que no lo es, lo tenemos con el arresto de Camilo Borrero, director de Cannamedic, quien ha sido reconocido a nivel nacional por su trabajo con el uso terapéutico del cannabis. Igualmente la recurrente privación de la libertad a los consumidores y portadores de la dosis mínima por parte de las autoridades deja ver la institucionalización de prácticas de corrupción al interior de organismos como la Policía Nacional y la necesidad de reformas aún más profundas tendientes a la autorregulación del consumo. A modo de conclusión podemos puntualizar el surgimiento de una ola de despenalización y autorregulación del uso recreativo de cannabis a lo largo del continente, en la cual es central la intervención ciudadana y la apertura de los medios masivos para la inclusión de muestras culturales asociadas a consumo de marihuana. Situación que entra en choque con los prejuicios sociales que asocian por defecto a los consumidores de estupefacientes con la delincuencia y la miseria permitiendo los señalamientos, la persecución, y violación del derecho a la libertad mediante prácticas propias de la descomposición del sistema judicial y policivo. Lo que exponemos en estas líneas no es un dogma, es más un llamado a la acción, a que conozcamos nuestros derechos, generemos organización y, sobre todo, a que cuando nos demos en la cabeza echémosle cabeza, bien lo decía el hoy inmortal Tyrone A.K.A Canserbero “nunca habrá revolución, sin evolución de conciencia”.

Redacción: Manuel Baquero-Revista Diaspora 15-20

 

Etiquetas


Seguidores

Chateale!

Contacto Rápido

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Árbol de Sitio

Contador!

By SUNE